La industria del bioetanol de caña espera “señales claras” para avanzar con planes de inversión aseguró el presidente del Centro Azucarero Argentino, Hernán Maurette. (Energía Estratégica / 1 de junio de 2018)

A pesar del duro momento que atravesó la actividad, el cual obligó a que se incumpliera el cupo de corte establecido, el empresario asevera que la situación se normalizó y que están dispuestos a ampliar la actividad, si el Gobierno lo determina.

Durante el mes de mayo, la industria del bioetanol a partir de la caña de azúcar atravesó un mal momento. Debido a condiciones climáticas desfavorables, los industriales no pudieron efectivizar la totalidad de la entrega del biocombustible acordada con el Gobierno nacional para la mezcla con naftas.

Desde febrero del 2016, el ‘corte’ de bioetanol en naftas aumentó del 10 al 12 por ciento. Esa diferencia del 2 por ciento fue ocupada por la industria de la caña de azúcar, lo que generó una paridad en la entrega del biocombustible entre esta industria y la del maíz (50 por ciento cada una).

“Vivimos un período difícil porque hubo mayor cupo de entrega, el cual es bienvenido, lo mismo que una demanda ‘in crescendo’ (por el aumento progresivo del combustible y, por defecto, bioetanol), pero acompañado por un período grande de lluvias de dos o tres semanas que produjo un efecto de indeseable escases”, explica acerca de este fenómeno Hernán Maurette, presidente del Centro Azucarero Argentino, en diálogo con Energía Estratégica.

“Todo estaba perfectamente calculado salvo la extraordinaria saga de lluvias, tanto por su prolongación como por su intensidad”, se lamenta y grafica: “se llovió en Salta y Jujuy lo que normalmente se llueve durante todo el año en las provincias”.

No obstante, el empresario señala que esta situación repercutió sólo en la entrega de dos semanas del mes de mayo, pero que a fin de mes el problema quedó resuelto. “Ya superamos esta situación crítica y ahora estamos entregando regularmente”, asevera.

Mayor cupo. El Gobierno ya transmitió la intención a todos los actores de la actividad que llamará a una ‘Mesa de Trabajo’ para que se evalúe la posibilidad de incorporar mayor bioetanol en las naftas. Para ello, funcionarios nacionales convocarán –posiblemente durante el mes de julio- a industriales del biocombustible, las petroleras y las automotrices a participar de un mismo espacio.

Consultado al respecto, el titular del Centro Azucarero Argentino, Maurette asegura que “la industria azucarera está dispuesta a realizar mayores inversiones”.

“Mientras más claras sean las señales más rápido serán los desembolsos y el desarrollo de la actividad para poder acompañar estas políticas que son maravillosas para el Noroeste Argentino (NOA)”, enfatiza.

El empresario destaca que “permanentemente se están realizando inversiones en los ingenios azucareros” y que las acentuarán en caso de que el Gobierno lo requiera.

Según un informe que pronto dará a conocer el Centro Azucarero Argentino, los rodados que conforman el parque automotor argentino son capaces de tolerar hasta un 20 por ciento de bioetanol en naftas.