“La ineficiencia del sector vitivinícola en la producción de mosto se la quieren transferir al azúcar”

Fernando Nebbia, presidente del CAA, se refirió a la ordenanza que prohíbe a los establecimientos gastronómicos tener azúcar a la vista de los consumidores y a la ley de Usos de Jugos Naturales en Bebidas Analcohólicas. Por Belisario Saravia Olmos.

(26/09/17 – El Tribuno Campo) El Concejo Deliberante de la Ciudad de Córdoba aprobó una Ordenanza Municipal que prohíbe a los establecimientos gastronómicos tener azúcar a la vista de los consumidores, esgrimiendo que la misma provoca obesidad, sobrepeso y diabetes. Además, dispone que los productos se deberán identificar de forma clara con la leyenda ‘Libre de azúcar‘ o ‘0 azúcar‘ en su etiquetado.

El Tribuno Campo consultó a la máxima autoridad del Centro Azucarero Argentino, Fernando Nebbia, sobre esta decisión y también acerca de la insistencia del sector vitivinícola en una ley de Usos de Jugos Naturales en Bebidas Analcohólicas, que perjudicaría al sector azucarero.

– ¿Cuál es la posición del Centro Azucarero Argentino sobre la Ordenanza Municipal del Concejo Deliberante de la Ciudad de Córdoba que prohíbe, entre otras cosas, a los establecimientos gastronómicos tener la azúcar a la vista de los consumidores? – La verdad que es muy desafortunada la ordenanza. Esto no solo discrimina al azúcar ofreciendo alternativas de edulcoración, sino que, además, hace responsable o pretende hacer responsable al azúcar de enfermedades de las cuales realmente no tiene ninguna responsabilidad directa. Nosotros hemos presentado nuestra opinión, nuestros reclamos, a las autoridades municipales cordobesas, pero lamentablemente sin éxito. No respondieron y pedimos audiencia, pedimos el veto de la medida y no nos han respondido. Aparentemente, esta gente ha estado trabajando un año y medio en esto. Y tienen un resultado muy pobre para haber trabajar un año y medio y sacar una ordenanza como la que sacaron, que además lesiona o avanza sobre cuestiones que corresponde legislar a la Nación y no a una municipalidad.

– ¿No fueron consultados al respecto? – No, por supuesto que no. Un mes antes de que salga la ordenanza, en junio, quisimos contactar con esta gente, sacamos un artículo en un diario de Córdoba, pero sin éxito.

– Puede haber detrás de esto ignorancia, mala intención u operación. ¿Ustedes que piensan?  – Creo que hay mucho de ignorancia, mucho de oportunismo; no hay nada mejor que tomar un tema movido y moverlo más. Además, es una medida que a las autoridades comunales no les cuesta nada, en lugar de tener políticas activas en temas de salud, sacan medidas de esta naturaleza que, cuanto menos, distraen la atención del público sobre los temas importantes.

– El presidente Mauricio Macri recibió a la COVIAR, quienes insistieron en la ley de Usos de Jugos Naturales en Bebidas Analcohólicas, con un proyecto remozado que, según ellos, no generaría inconvenientes para el sector cañero. ¿Qué supieron de este tema? – Nada, nos enteramos por el diario. Pero quiero decir que la industria del vino no parará en sus reclamos, esto lo tenemos claro. Hace tres años, por lo menos, que estamos combatiendo contra esta medida que, desde nuestro punto de vista, es inaceptable.

– Siempre disfrazan esto como medidas que ayudan al sector azucarero y la verdad que, lejos de eso, le da un golpe importante. Esto es una transferencia de ineficiencias. La ineficiencia del sector vitivinícola, en lo que hace a la producción de mosto, se la quieren transferir al azúcar. A los señores mendocinos que están impulsando esto hay que decirles que se preocupen por mejorar su productividad, su eficiencia, sin perjudicar a otras economías regionales.

– Esto es una guerra entre pobres, porque las economías regionales, en general, tienen una situación difícil… – Bueno, Lamentablemente, los mendocinos tienen una larga tradición en este sentido. Pero esto es harina de otro costal.

– Un comunicado de Coninagro, que acompaño a la gente de la COVIAR, dice que este nuevo proyecto, le otorga a la caña de azúcar un piso no menor al 75% en la edulcoración de las bebidas analcohólicas. ¿Esto cambiaría las cosas? – No, es lo mismo. No hay ninguna modificación, lo escriben de manera distinta, pero el concepto es el mismo. Arman una arquitectura de impuestos que, cuando menos, incrementan en un 150% los impuestos internos que están pagando las bebidas analcohólicas.

Esto producirá, de por sí, una caída del consumo. Al producirse una caída del consumo, nuestro producto (el azúcar) sufre porque vendemos menos, independientemente de la cantidad de azúcar que se le ponga a la bebida. Ahora, al mismo tiempo, en el mercado existen otros productos y esto es la fructosa a la cual quieren desplazar también por ley. Los fructoseros cerrarán sus fábricas y se irán caminando despacito? No, van a bajar los precios y van a tratar de recuperar el mercado aparentemente perdido vía precios y, en ese combate, el precio del azúcar va a caer.  Todo el aparato, como ha sido diseñado y con los objetivos que tiene, no va a favorecer al azúcar jamás y ni siquiera la van a dejar en el mismo lugar. En esto no importa que diga Coninagro, nosotros seguiremos con nuestra tesitura y tenemos serias dudas de que esto pueda ser aprobado en algún momento.

– Desde el Centro Azucarero Argentino, ¿piensan hablarlo con el Gobierno? – Lo hemos hablado con el Presidente, también con el Ministerio de Agroindustria y con los legisladores. Hemos tenido una gran actividad en defensa de nuestros intereses.

– ¿Hay posibilidades de que se amplíe el cupo de bioetanol para el corte de las naftas? – En este momento no creo que se modifique el porcentaje de corte. Sé que el programa del Gobierno es incrementar el corte, pero seguramente será para el año que viene.