Una científica de Ledesma ganó un premio internacional

Una científica de Ledesma ganó un premio internacional

(10/01/2017) – La Ingeniera Agrónoma Cecilia Easdale, Jefe del Área Sanidad Vegetal y Semilleros de Ledesma fue galardonada por la Sociedad Internacional de Técnicos de Caña de Azúcar con el premio al Científico Joven por su investigación sobre un gusano que ataca los cañaverales.

Un congreso mundial de caña de azúcar reunido en Chiang Mai, la ciudad más grande de Tailandia, otorgó el Premio al Científico Joven a Cecilia Easdale, integrante del equipo de profesionales de la Gerencia de Campo de Ledesma, por el estudio sobre un gusano blanco que apareció en una finca de la empresa en 2008 y atacaba algunos sectores del cañaveral.
La presentación fue elegida entre un total de seis trabajos preseleccionados en seis workshops anuales, de 2013 a 2016. El de Easdale correspondía a un workshop de Entomología. Como premio, la ganadora tendrá su participación cubierta en el próximo workshop de entomología previsto para diciembre de 2018 en Florida, Estados Unidos.
Cecilia Easdale es ingeniera agrónoma egresada de la Universidad Nacional de Córdoba. Trabaja en Ledesma desde 2006, cuando ingresó como joven profesional. Actualmente es jefa del área de Sanidad Vegetal en el Departamento de Investigaciones y Ensayos de la Gerencia de Campo de Ledesma.

Dado que no había antecedentes ni bibliografía sobre el tipo de insecto aparecido en Finca San Lorenzo, el equipo de investigación de Ledesma encaró un trabajo global mediante el cual determinó género y especie, estudió su biología y comportamiento, y también los daños que causaba a los cañaverales. En una segunda etapa, fueron diseñados métodos de control que resultaron exitosos, aunque aún existen pequeñas colonias del gusano.

El gusano fue identificado como Ancistrosoma argentinum, el género es americano y la especie se encuentra solo en el Noroeste de Argentina. Es una especie nativa, y nunca había sido reportada como plaga. Inicialmente el insecto dañó unas 200 has; y ya para 2016 se registraron solo 30 has.

Al vivir hasta unos 50 cm bajo tierra, el gusano es difícil de controlar. Los métodos químicos o biológicos (con hongos) no dan resultados plenos. El método usado por Ledesma consistió en descepar el cañaveral en forma mecánica, luego realizar un barbecho prolongado (al menos de 4 meses) y finalmente una rotación con soja para volver a plantar caña al año siguiente. Con este método, los gusanos se exponen al control natural de los pájaros. Al mismo tiempo, durante el barbecho la tierra se seca y el gusano muere por deshidratación. Finalmente, la rotación de cultivo permite también cortar el ciclo de vida de este gusano.

La Sociedad Internacional de Técnicos de la Caña de Azúcar es una entidad que agrupa a científicos, tecnólogos y administradores de ingenios de unos 65 países así como también a las instituciones, empresas o corporaciones involucradas en el avance técnico de la industria de la caña de azúcar y de sus subproductos.

En el trabajo premiado intervino un equipo de profesionales de la Gerencia de Campo que aportaron conocimiento y trabajo como Victor Aníbal Díaz, Hernando Aguilar y sus colaboradores, Luis Tapia, Antonio Iriarte y Jorge Luis Bravo. En las distintas etapas de la investigación, también se contó con aportes de profesionales externos como Analía Salvatore (Estación Experimental Obispo Colombres), Juan Manuel Correas, Federico Ocampo (Conicet), Bret Rattclife (Universidad de Nebraska), Regis Goeble (Centre de Coopération Internationale en Recherche Agronomique pour le Développement, de Francia) y Peter Samson (Sugar Research Australia).
El equipo continúa trabajando en la búsqueda de una solución definitiva para el caso de los gusanos blancos en Finca San Lorenzo, donde se ha focalizado el problema.