El consumo normal de azúcar no causa efectos adversos