La actividad azucarera argentina rechaza la inclusión del azúcar en el Mercosur. Sería la pretensión de Brasil, que subsidia esa producción por 2.500 millones de dólares