La competitividad no se puede basar sólo en el tipo de cambio