La guerra del azúcar podría ser perjudicial para su salud