El caso del azúcar y la Ciudad de Córdoba