La ordenanza cordobesa perjudica a nuestras economías regionales