Centro Azucarero Argentino: «el Gobierno tiene el deber de aplicar la ley»

Feijóo pidió que la Nación atienda a las regiones que producen biocombustibles.

“El escenario es de gran dificultad, por la emergencia sanitaria, que impacta fuerte en lo social, en lo productivo y en lo económico. La actividad azucarera no escapa a ello, y debe afrontar la zafra con algunas incertidumbres, pero con mucha vocación por conciliar una estrategia entre todos los protagonistas, en beneficio del sector y del NOA”. Así lo consideró el presidente del Centro Azucarero Argentino, Jorge Luis Feijóo, durante la entrevista que brindó a LA GACETA RURAL.

¿Cómo se prepara la industria para la zafra?

Trabajando a pleno en el aprestamiento de las fábricas, y con esfuerzo en observar los protocolos sanitarios, para seguridad del personal y de los proveedores.

¿Cuentan el bioetanol entre las incertidumbres?

Con los productores de bioetanol de maíz dirigimos una nota a los gobernadores de las provincias donde se produce para pedirles que intercedan ante el presidente. Alberto Fernández, para que se aumente el corte en naftas a un 15% y para que se publique el precio por litro que corresponde a cada mes, ya que el actual está congelado desde diciembre. Además, la asignación de abril para la entrega de bioetanol a las petroleras fue de poco más de un 10% de la de marzo: la demanda de naftas cayó casi un 90%. Para mitigar este daño pedimos la suba del corte. Ahí se radica un riesgo de esta zafra: los ingenios deberán empezar a moler sin una proyección cierta para la recuperación del mercado del bioetanol.

¿Qué expectativas tienen para el azúcar en el mercado interno?

La demanda se mantendrá, quizás con cierta caída en la que va a industria, pero con un aumento en el fraccionado al consumidor.

Con la reducción de bioetanol, ¿esperan un mayor excedente que deba exportarse?

Así es. Aunque no tenemos los números, habrá mayor disponibilidad para exportación, para lo cual la industria tomará los recaudos necesarios para que las exportaciones contribuyan a mejorar los resultados del año azucarero. Nos esmeraremos en seguir el antecedente del año pasado, que fue muy importante en cuanto a la exportación de los excedentes. Este año ya se nos comunicó un aumento de la cuota americana que aporta a ello.

¿Esperan dificultades y tensión con las petroleras?

Así como el país se esmera en desarrollar Vaca Muerta para producir petróleo y gas deberíamos prestar una atención equivalente al NOA, al NEA y a la Pampa Húmeda, que son nuestras “Vaca Muerta” de los biocombustibles que, en término históricos, recién empiezan a “cultivar energía”. Los falsos dilemas suelen costar caro en equívocos; no se trata de fósiles o renovables, sino de su combinación más conveniente para el país, en cuanto a energía, salud, sociedad, ambiente y economía.

¿Cómo se traducen esos objetivos de política sectorial con los negocios de uno y otro?

Nación, petróleo y biocombustibles debemos formar parte de un proceso sinérgico en favor del bien común. Ni las petroleras ni los fabricantes de biocombustibles somos el Estado. El Gobierno tiene la facultad y el deber de aplicar la ley. Esta permitió enormes inversiones, disponer de combustibles de fuente renovable y de empleo. Debemos consolidar este camino, fundamental para el desarrollo de la actividad azucarera.